Beneficios de las pantallas gigantes LED

Una de las ventajas de las pantallas LED supone una bajada de la factura eléctrica. El ahorro puede llegar a ser de hasta un 80%.

Los beneficios de las pantallas gigantes LED

Es posible que te hayas dado cuenta de que cuando se trata de hacer publicidad cada vez son más las empresas que usan pantallas gigantes LED. No se conforman con pantallas de tamaño medio, sino que optan por dispositivos de grandes dimensiones y lo hacen precisamente por la gran cantidad de ventajas que tienen.

La primera ventaja que se obtiene con las pantallas gigantes LED es que captan muy bien la atención de los consumidores. Su gran tamaño, unido al contenido dinámico que retransmiten y a la luminosidad que emiten son capaces de atraer la atención de cualquier persona que pase por la zona en la que está instalada la pantalla.

Otra gran ventaja es la calidad de la imagen. En pantallas de este tipo la transmisión de imágenes se realiza de forma que garantiza siempre una visualización de alta calidad.

Su instalación es sencilla y segura, siempre y cuando sea realizada por profesionales. A ello hay que sumar que las pantallas gigantes LED tienen una gran resistencia y una larga vida útil. Las diseñadas para estar en exteriores funcionan bien tanto cuando las temperaturas exteriores suben por encima de los 30º C como cuando aparece la lluvia e incluso la nieve.

Pero no hay que olvidarse de una de las ventajas que más destacan las empresas que han usado este tipo de pantallas para publicitarse: el ahorro energético. Cada una de estas pantallas tiene un consumo y un rendimiento muy eficiente, de forma que su consumo eléctrico es más equilibrado que el de otros aparatos de menores dimensiones.

Menos consumo energético implica a la vez menos emisiones contaminantes emitidas a la atmósfera, lo que también es muy importante para aquellas empresas que quieren reducir su huella ambiental.

Por todo ello, no es raro que este tipo de pantallas se utilicen cada vez con más frecuencia en comercios y centros comerciales, instalaciones deportivas, infraestructuras de transporte e incluso en fachadas de edificios.